Pexels Photo 317078


En el periodo vacacional por excelencia, un total de 6.750.640 españoles se montaron en 2018 en avión rumbo a sus deseadas y merecidas vacaciones. Que vueles de manera regular o no, es importante seguir algunas reglas para evitar sorpresas desagradables. Carlos Villacorta, socio del despacho BCV Lex, ha elaborado un decálogo para que tu única preocupación sea disfrutar de tu viaje.

Antes de subirte al avión…

  1. Guarda todos los correos electrónicos de confirmación de reserva y/o compra de billete. Si reservas el vuelo en una plataforma web, guarda también un pantallazo antes de ser redirigido a la página de la aerolínea.
  2. Verifica los tipos de seguros que nos proponen y contratarlos que más se ajusten a nuestras necesidades, como seguros de cancelación u otros. Es importante leer las cláusulas y ver qué cubren estos seguros.
  3. Haz inventario de lo que metes en la maleta. Fotografia el equipaje, sobre todo, los objetos más valiosos (ordenadores, tablets, teléfonos móviles, relojes, joyas etc…). Esto facilitará la reclamación en casos de pérdida o robo de equipaje. Las reclamaciones no pueden ser superiores a los 1.393 euros de máximo.
  4. Solicita una hoja de reclamaciones en el mostrador de la aerolínea y/o manda una reclamación formal por email en caso de retraso o cancelación del vuelo. Guarda copia de estas comunicaciones.
  5. Conserva la tarjeta de embarque y, en caso de haber facturado, el recibo de facturación que le entregue la compañía aérea, por si en el futuro tienes que reclamar debido a algún accidente o pérdida, retraso o deterioro de equipaje.
  6. En el caso de sufrir algún tipo de accidente en el aeropuerto o al subir al avión, como por ejemplo caer en las escalerillas del avión, caída de equipaje de los compartimentos superiores de la cabina del avión, resultar lesionado a causa de alguna acción negligente por parte de la tripulación, o cualquier otro tipo de siniestro, se recomienda hacer fotos del lugar y tomar los datos de cualquier posible testigo que presencie los hechos. Es necesario probar que en efecto el siniestro ha sucedido. Para estos casos también se recomienda rellenar una hoja de reclamación.
  7. Fotografía las lesiones y acude al médico lo antes posible, preferiblemente, el mismo día en el que ocurrieron los hechos o en el lugar de destino si hubiese sucedido durante un vuelo. Conserva copia de todos los informes y pruebas médicas (Rayos X, análisis, TAC etc.).
  8. En el caso de sufrir un retraso, cancelación o accidente aéreo, se recomienda conservar todas las facturas y extractos bancarios de los gastos que haya tenido que soportar debido a alguno de estos supuestos (gastos de comida, transporte, alojamiento, gastos médicos etc…).
  9. Algunas compañías aéreas ofrecen compensaciones económicas que a veces resultan insuficientes; o pago de comidas y hoteles creyendo que con esto es suficiente para compensar los daños. Si aceptas estas confirmaciones, no firmes documentos que suponga renunciar a ejercer acciones legales y consulta antes a abogados especializados en la materia para comprobar que la cuantía es suficiente para resarcir los daños y perjuicios.  
  10. Reclama antes de que prescriban los hechos. Contacta con un abogado especializado en la materia lo antes posible, puesto que en función del suceso, la fecha de  prescripción para ejercer sus derechos puede variar.

Con más de veinte años de experiencia, el despacho BCV Lex ha representado a más de 3.500 víctimas directas o familiares, en más 35 accidentes aéreos en todo el mundo. Actualmente, el despacho defiende los intereses de más de un centenar de familiares de víctimas del accidente de Cubana de Aviación en el que murieron hace un año 112 personas y trabaja también con familiares del más reciente accidente de Ethiopian Airlines.

This entry is also avaible in: Francés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Search