Saltear al contenido principal
Comunicado PIP (07/04/2015)

 

BCV Lex ha interpuesto varias demandas en el expediente PIP ante el Tribunal de Comercio de Toulon (Francia) en estas últimas semanas. Estas demandas representan 500 víctimas, incluyendo portadoras de implantes PIP, cirujanos plásticos, distribuidores y hospitales de varios países europeos y otros continentes, reclamando indemnizaciones en cuanto a perjuicios físicos, económicos y psicológicos.

Esas demandas darán lugar a una primera audiencia señalada para el próximo 8 de junio.

Paralelamente, el recurso de apelación de TUV sobre la decisión del Tribunal de Comercio de Toulon del 13 de noviembre de 2013 dio lugar a una audiencia ante la Corte de apelación de Aix-en- Provence el pasado 26 de marzo.

En efecto, el Tribunal de Comercio de Toulon decidió que TUV, en calidad de organismo notificado definido por la Directiva Europea 93/48, era responsable al omitir cualquier inspección eficaz de la empresa PIP y al autorizar la venta por esta última de centenares de miles de implantes mamarios rellenados con un gel de silicona distinto al único autorizado.

De la audiencia ante la Corte de apelación emanó a un verdadero debate a propósito de la responsabilidad de TUV.

Los abogados de TUV alegaron principalmente (1) que la empresa había llevado a cabo su misión según las normas de la Directiva (control del proceso de calidad el en seno de la empresa y no controles de la calidad de los productos de PIP) y (2) que en realidad, TUV también era víctima del fraude cometido por la empresa PIP.

Los abogados de los demandados (total de 5 horas de alegato) insistieron sobre el hecho de que TUV fracasó al no ejecutar sus prerrogativas y facultades acordadas por la Directiva y sobre todo al no realizar ningún control externo ni visita inesperada a las inmediaciones de PIP.

Estos últimos desarrollaron ampliamente todos los detalles reunidos en el caso, especialmente sobre el comportamiento rutinario y negligente de los inspectores de TUV a lo largo de más de 10 años de controles anuales a PIP.

La presidenta del tribunal, mencionó al empezar la audiencia que la Corte era perfectamente consciente de los intereses económicos en juego en el caso.

Asimismo, el Magistrado auxiliar comenzó su intervención con una larga exposición de la problemática legal presente en el caso y llamó la atención sobre las tres condiciones básicas requeridas: defectuosidad, daño y nexo causal entre ambos.

Quedamos pues a la espera de la decisión de la Corte de apelación, que se hará pública el próximo 2 de julio de 2015.

Mientras tanto, todas las audiencias ante el Tribunal de Comercio de Toulon (incluida la nuestra del 8 de junio) que estén señaladas para una fecha anterior, con toda probabilidad serán aplazadas hasta conocer el resultado de la apelación.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
×Close search
Buscar