La responsabilidad médica se desencadena generalmente por la negligencia de un profesional sanitario o un establecimiento médico.
A parte de los mecanismos de reparación que los poderes públicos puedan crear para cubrir los riesgos médicos, la responsabilidad por daños en este marco dan lugar a acciones judiciales de derecho común.
El ámbito de la responsabilidad médica, que pretende cuestionar una acción profesional, suele comprender peritajes en los que resulta necesario para las víctimas una asistencia técnico-jurídica minuciosa y esforzada, mediando una estrecha colaboración entre médico y abogado.
Ejemplo de ello puede ser el daño producido por retrasos o errores en el diagnóstico y tratamiento, prescripción inadecuada de medicación, actuaciones médicas contrarias a la deontología y los protocolos científicamente establecidos, etc.

Esta entrada también está disponible en: Francés Inglés

Search