Saltear al contenido principal
Exigimos Responsabilidades

Diseñamos la mejor estrategia global, a todos los niveles y en cualquier lugar del mundo.

Para que suceda un accidente aéreo u otra catástrofe de estas características, se debe dar un cúmulo de circunstancias.

En el modelo de James T. Reason, también conocido como el modelo del queso suizo, las defensas de una organización contra el fracaso se modelan como una serie de barreras, representadas como rebanadas de queso. Los agujeros en las rebanadas representan debilidades en partes del sistema , tanto activas como latentes, que están variando continuamente en tamaño y posición a través de los «cortes» del queso. El sistema produce fallos cuando un agujero en cada rebanada se alinea momentáneamente, lo que permite una trayectoria de oportunidad de accidente, de manera que el riesgo pasa a través de los agujeros en todas las rebanadas, produciéndose el accidente.

Las fallas activas abarcan los actos inseguros que pueden estar directamente vinculadas a un accidente, como por ejemplo (en el caso de los accidentes de aviación) errores del piloto. Las fallas latentes incluyen factores contributivos que pueden permanecer en estado latente durante días, semanas o meses hasta que contribuyen al accidente.
Cada uno de esos fallos es la causa en potencia del desastre, y siempre tiene detrás un responsable de sus consecuencias: la fabricación de las piezas, el ensamblaje del avión, su mantenimiento, los procesos de selección y formación de los pilotos. Un profundo conocimiento del mundo aeronáutico, y del Derecho que lo regula resulta  imprescindible a la hora de representar con éxito a las  víctimas directas de una tragedia y a sus familias, y exigir responsabilidades, a todos los niveles y en cualquier lugar del mundo.
Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
×Close search
Buscar