Combat Arms Earplugs

En agosto  2018, el grupo industrial 3M, empresa especializada, entre otros, en tecnologías de protección personal, llegó a un acuerdo de 9,1 millones de dólares  con el Departamento de Justicia de Estados Unidos para resolver las alegaciones que le acusaban de no haberle dicho al Gobierno federal que los tampones de oído tenían defectos que impactaban su efectividad.

Entre 2003 y 2015, 3M suministró a los militares de los Estados Unidos tapones auditivos de Combat Arms, versión 2, de doble extremo (CAEv2), que tenían un diseño defectuoso que los hacía demasiado cortos para una inserción adecuada en el canal auditivo, por lo que no se sujetaban adecuadamente y acaban cayéndose. Esto dio lugar a que las tropas estadounidenses no quedaran protegidos de los sonidos peligrosamente fuertes y hayan sufrido pérdida auditiva y tinnitus. Ambas condiciones limitan la calidad de vida y dificulta el cumplimiento de las obligaciones laborales, como han declarado algunos de los afectados.

La demanda de Whistleblower, presentada en 2016, alega que la compañía 3M y su predecesora Aero Technologies Inc. eran conscientes del problema desde el año 2000 y que en lugar de corregir el problema, la empresa falsificó la certificación y declaró que sus pruebas cumplían con los estándares militares.  

Sin embargo, 3M continúa negando la responsabilidad en las lesiones sufridas por miles de soldados, siendo esta compensación de 9 millones de dólares una manera de acabar con las acusaciones que le decían vender a sabiendas de los defectos. De hecho, en enero emitió un comunicado en el que declaraba que “la seguridad es un componente clave de lo que hacemos para el Ejercito de los Estados Unidos y 3M niega que los tapones de combate auditivos causaran lesiones.”

Así pues, el tribunal no dictaminó que 3M fuera responsable por los daños sufridos por los militares, dejando a los soldados que sufrieron pérdidas de audición sin ninguna compensación. Por ello, ahora, los veteranos de EEUU están demandando individualmente a la compañía por pérdida de audición irreparable.

La compañía era el fabricante exclusivo de tapones para los oídos en las siguientes guerras:

  • Guerra de Afganistán
  • Guerra de Irak
  • Guerra en el noroeste de Pakistán
  • Guerra en Somalia
  • Intervención liderada por Estados Unidos en Libia
  • Operación Escudo Oceánico en el Océano Índico
  • Intervenciones lideradas por Estados Unidos en Irak (2014-2017)
  • Intervención liderada por Estados Unidos en Siria (2014-presente)

Según diversas informaciones, militares no estadounidenses habrían podido recibir y utilizar este tipo de tapones defectuosos en el contexto de diferentes misiones amparadas por la OTAN, entre las que se encuentran algunas de las citadas.

Si usted ha sufrido lesiones auditivas como consecuencia del uso de estos tapones, puede tener derecho a ser indemnizado. Consúltenos sin compromiso.

BCV Lex es un despacho especializado en la defensa de víctimas de accidentes y de consumidores, particularmente con elementos internacionales. Más información en este enlace. Puede también ver este vídeo explicativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Search