Imagen: Jean-Christophe Bott - EFE
Imagen: Jean-Christophe Bott – EFE
Este artículo ha sido escrito en colaboración con Silvio Riesen

El 31 de marzo de 2018, tres montañeros españoles fallecieron y otros dos resultaron heridos debido a una avalancha de nieve ocurrida en el cantón suizo de Valais. Una investigación de los hechos está siendo llevada a cabo por las autoridades policiales y judiciales de este país.

Existen diversos elementos internacionales en el escenario jurídico de esta tragedia.

En primer lugar, el lugar de ocurrencia del accidente. Conforme a la legislación suiza, los guías alpinos profesionales tienen un deber contractual hacia los miembros del grupo, según la ley que regula a los guías de montaña y otras actividades de riesgo.

Los guías alpinos deben tomar las medidas necesarias según la experiencia, según el estado de la técnica y según las circunstancias, para que la vida y la salud de los participantes no estén en peligro. Específicamente, deberán, entre otras cosas, informar a los miembros del grupo sobre los peligros especiales, verificar el clima y las condiciones de nieve y si los miembros del grupo tienen suficiente capacidad de desempeño.

Con respecto al peligro de avalanchas, la práctica judicial establece que los guías alpinos deben revisar especialmente el boletín de avalanchas del Instituto Federal Suizo de Investigación sobre Nieve y Avalanchas y la ayuda de interpretación asociada antes del recorrido y deben poder sacar las conclusiones correctas.

En Suiza, un guía alpino profesional necesita un permiso y debe tener un seguro de responsabilidad civil que cubra los posibles daños resultantes de las actividades. Sin embargo, los reclamantes no tienen una acción judicial directa contra la aseguradora, debiendo dirigir sus reclamaciones a la empresa proveedora del servicio.

Sin embargo, dada la nacionalidad y residencia española tanto de las víctimas, como del guía de la expedición, y el domicilio social de la empresa Freekguides (http://freekguides.es/alpes-invierno/), cabría suponer que la completa contratación del servicio se produjo en España, pudiendo fácilmente resultar aplicable la Ley de este foro, tanto para la determinación de la responsabilidad civil como para la cuantificación de las indemnizaciones por fallecimiento y lesiones padecidas por las víctimas que puedan corresponder, además de las cubiertas por la correspondiente Federación si las víctimas tuviesen la cualificación de Técnicos Deportivos Superiores de los Deportes de Montaña y Escalada.

En España, más allá de la posible protección que la Ley de Consumidores pueda ofrecer en el marco de la contratación de un servicio a una empresa, los guías profesionales de alpinismo, cuya titulación técnica es requisito legal, deben tomar una serie de precauciones previas a toda expedición, tales como proveer del material necesario y en buen estado a sus clientes, advertir de las medidas de seguridad específicas de la montaña en cuestión, y sobre todo consultar previamente los partes nivológicos y meteorológicos locales, evaluando los posibles riesgos de alud o avalancha.

En España, a diferencia de Suiza, sí existe la posibilidad de acción directa de las víctimas contra el seguro, cuando este sea obligatorio.

Complejidades jurídicas de este estilo son habituales en los expedientes tratados por BCVLex.

El despacho está en contacto directo para el estudio del caso y seguimiento de la investigación con Silvio Riesen(http://www.schadenanwaelte.ch/fr/schadenanwaelte/silvio-riesen/), abogado en Suiza especializado en accidentes de alta montaña y coautor de este artículo.

Queremos expresar desde la profesión jurídica nuestras más profundas condolencias a los familiares de las víctimas.

 

Esta entrada también está disponible en: Francés Inglés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Search